Negar a sus padres y abrazar a su asesino

Negar a sus padres y abrazar a su asesino
En el Sínodo General de la Iglesia de Cristo Unida (UCC) en Cleveland en 2017, el reverendo Mitri Raheb, cristiano palestino y pastor de la Iglesia Evangélica Luterana en Jordania y Tierra Santa, calificó la resolución de la UCC de retirarse de Israel como "una señal fuerte". que [los palestinos] no están solos, y que hay iglesias que aún se atreven a decir la verdad al poder y apoyar a los oprimidos ". Crédito: Iglesia Unida de Cristo / Flickr.
Muestra de Amor
Israel es el único país en el Medio Oriente donde los cristianos están a salvo. Sin embargo, algunas iglesias critican al estado judío, no solo ayudando a la amenaza mortal que enfrenta de los musulmanes palestinos, sino ignorando la amenaza que esas personas representan para la iglesia misma.

 La Iglesia de Inglaterra ha estado realizando una vez más el ritual que las iglesias protestantes progresistas de Occidente han promulgado durante décadas: la autoflagelación liberal.

El arzobispo de Canterbury, Justin Welby, dijo esta semana que estaba avergonzado de la actitud anglicana hacia los negros, y declaró que la iglesia era «profundamente, institucionalmente racista».

Tan avergonzado estaba de no haber sido consciente de sus «privilegios y ventajas blancas», incluso comparó el comportamiento de la iglesia con la forma en que el pueblo alemán permitió a los nazis perseguir a los judíos. “Creo que realmente no se dieron cuenta; simplemente lo tomaron como normal «.

En lugar de hacer una comparación tan profundamente inapropiada en un intento desesperado de apaciguar a los dioses de la política de identidad, el jefe de la iglesia anglicana habría hecho mejor en expresar vergüenza por la forma en que tantos cristianos liberales dicen piedades penitenciales sobre los judíos asesinados en el Holocausto mientras «toma lo normal» libelos asesinos contra judíos vivos en el Estado de Israel.

Los cristianos son posiblemente los partidarios más comprometidos de Israel en el mundo. Al mismo tiempo, diferentes tipos de cristianos se encuentran entre los peores enemigos de los judíos.

En Estados Unidos, los que defienden a Israel con tanta pasión son (principalmente) los evangélicos del «estado rojo». Son estas personas por millones, no el llamado lobby judío enormemente exagerado, quienes hacen que Estados Unidos sea tan pro-Israel.

Sin embargo, muchos judíos estadounidenses creen que estos cristianos son antisemitas. Esto se debe a que algunos quieren convertir a los judíos al cristianismo y creen que esto sucederá al «fin de los días».

Sin embargo, nada de eso plantea un grave peligro para los intereses judíos. Aquellos cristianos que parecen más razonables representan una amenaza mucho mayor porque suenan como liberales seculares.

El próximo mes, el comité ejecutivo del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) elegirá un nuevo secretario general. Uno de los dos candidatos es el Dr. Jerry Pillay, miembro de la Iglesia Presbiteriana Unida de Sudáfrica que ha pedido apoyo para el movimiento BDS contra Israel «en aras de la paz justa».

El CMI ha desempeñado un papel clave en la vuelta de gran parte del mundo contra Israel. A través de su «teología de la liberación», durante décadas ha infundido a las iglesias liberales actitudes neomarxistas, anticapitalistas y antioccidentales, colocando así un halo virtual sobre el antisemitismo de la izquierda.

En Gran Bretaña, la Iglesia de Inglaterra y otras denominaciones liberales son institucionalmente hostiles a Israel. Tales iglesias, junto con ONG cristianas inmensamente influyentes como Christian Aid, Christ at the Checkpoint o KAIROS, difunden distorsiones y falsedades de placa de caldera que demonizan a Israel y desinfectan la agresión palestino-árabe.

En los Estados Unidos, varias iglesias, especialmente la Iglesia de Cristo Unida y la Iglesia Presbiteriana de los Estados Unidos, han aprobado resoluciones BDS contra Israel.

Según Dexter Van Zile, el analista cristiano del Comité para la Precisión en el Medio Oriente Reportando en América (CÁMARA), la coalición «Nunca más» de denominaciones protestantes liberales creadas después del Holocausto ha atacado a las principales víctimas del Holocausto con una avalancha de propaganda deshonesta

Su mensaje, ha escrito, es que «los judíos israelíes abusan de los derechos que se les otorgan como pueblo soberano en el Medio Oriente» y que «al ejercer una influencia indebida en las democracias donde viven, los judíos de la diáspora ayudan a Israel a escapar con su crímenes «.

«Es una versión ‘más limpia’ de Los Protocolos de los Ancianos de Sión «, dice Van Zile, «pero las implicaciones son igual de demoníacas».

Si bien muchos cristianos que se suscriben a tales puntos de vista simplemente siguen la corriente de la narrativa prevaleciente (y no cuestionada) sobre el Medio Oriente, las raíces de esa narrativa se encuentran en una combinación tóxica de marxismo, palestino y antisemitismo cristiano teológico.

Como ha contado el historiador cristiano Paul Merkley, el CMI desempeñó un papel clave en la realización del festival de odio antisionista en Durban, Sudáfrica, unos días antes del 11 de septiembre, cuando los representantes asistieron a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el racismo y la discriminación racial. , La xenofobia y la intolerancia relacionada exigieron que las Naciones Unidas denuncien a Israel por «perpetración sistemática de crímenes racistas, incluidos crímenes de guerra, actos de genocidio y limpieza étnica».

Merkley escribió: “Esta Declaración de Durban se logró en gran parte mediante el activo cabildeo del Consejo Mundial de Iglesias que actúa como intermediario entre los estados musulmanes y la opinión occidental en agosto de 2001.

“Hoy, la Declaración de Durban sirve como fuente de los lemas con los que personas respetables en nuestra parte del mundo configuran sus campañas para privar a Israel de su derecho a la vida. Las declaraciones oficiales del CMI sobre este tema son repuestas por las revistas y boletines oficiales de las principales denominaciones protestantes en los Estados Unidos y en otras partes del mundo «.

La raíz más profunda de la hostilidad de la iglesia hacia Israel radica en la resurrección de la doctrina previamente desacreditada de la «teología de reemplazo», también conocida como «supersesionismo».

Esta doctrina, que sostiene que debido a que los judíos negaron la divinidad de Jesús, fueron despojados del favor de Dios para que los cristianos se convirtieran en el «nuevo Israel» mientras los judíos fueron condenados, fue la fuente de siglos de odio asesino a los judíos hasta que el Holocausto lo llevó subterráneo.

La teología de la liberación cristiana palestina le dio nueva vida, que afirma falsamente que los árabes palestinos fueron los poseedores originales de la tierra de Israel. Por lo tanto, le da a la reclamación palestina de la tierra el estatus de una supuesta escritura cristiana sagrada, convirtiendo a Israel en un intruso impío y sus defensores en enemigos de Dios.

Esta ficción venenosa y letal es bombeada por el Centro de Teología Ecuménica de Liberación Sabeel en Jerusalén, dirigido por el Padre Naim Ateek. Es un amigo cercano de muchos obispos anglicanos de alto rango; mientras que Sabeel, utilizado como un recurso importante por el clero anglicano, las agencias de ayuda y las compañías de peregrinación, es una fuente crucial de mentiras y difamaciones sistemáticas y teológicas sobre Israel.

Mientras tanto, el cristianismo está bajo el asalto real del Islam radical. Según la Lista Mundial de Vigilancia de Puertas Abiertas 2020, un informe anual que clasifica a los 50 principales países donde los cristianos son los más perseguidos por su fe en todo el mundo, 260 millones de cristianos sufren niveles de persecución de altos a severos.

La “opresión islámica” fue la principal fuente de persecución que enfrentaron los cristianos en siete de las 10 peores naciones, mientras que 38 de los 50 en la lista eran de mayoría musulmana o tenían una población musulmana considerable.

Sin embargo, en esta persecución cristiana mundial, las iglesias liberales están en silencio. Israel es el único país en el Medio Oriente donde los cristianos están a salvo. Sin embargo, estas iglesias se vuelcan sobre Israel, no solo ayudando así a la amenaza mortal que enfrenta de los musulmanes palestinos, sino ignorando la amenaza que esas personas representan para la iglesia misma.

En un discurso reciente en la mezquita Al-Aqsa en Jerusalén, un investigador palestino Ahmad Al-Khatwani dijo que un estado islámico de Palestina no solo reemplazaría a Israel, sino que su ejército también «conquistaría Roma». Era una «causa islámica» que debería verse «como un conflicto entre musulmanes y judíos, musulmanes y cruzados».

El cristianismo perdió su camino hace mucho tiempo. Al perder su fe, muchas iglesias cristianas recurrieron al activismo social y político, a la teología de la liberación y al análisis radical marxista del Consejo Mundial de Iglesias.

Esas iglesias progresistas han negado a sus padres judíos. En lugar de abrazar a su asesino islamista, están al frente de la acusación contra Israel. En el proceso, sin embargo, con la disminución de sus congregaciones, se están destruyendo a sí mismas, debilitando aún más la sociedad para la que alguna vez proporcionaron el núcleo moral ahora degradado.

Te invitamos a leer lo que Dios ha Declarado para ti hoy.

Te invitamos a compartir tu testimonio para la Gloria de Dios y Bendición nuestra. Envíalo a [email protected]

Sobre Noticias del Rey 523 artículos
Parlante online de las noticias de Dios

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*