La hora ha llegado

La hora ha llegado
Muestra de Amor
En momentos de angustia los fieles te invocarán, y aunque las aguas caudalosas se desborden, no llegarán hasta ellos. Busquen al Señor mientras puedan encontrarlo, llámenlo mientras está cerca.
Señor este es el tiempo en que muestras tu favor. Por tu gran amor, oh Dios, respondes con la seguridad de tu salvación.
Ha llegado la hora para el pueblo que Èl vigila, ovejas de su rebaño a las que cuida. ¡Ah, que hoy escuchan ustedes su llamado y acuden a él!
El Señor dice: Vino el momento de mostrar mi bondad, y te respondo; llegó el día de la salvación,  te ayudé. Yo te protegí para establecer por ti mi alianza con el pueblo, para reconstruir el país, para hacer que tomen posesión de las tierras arrasadas, les diré a los prisioneros: “Salgan en libertad”, y a los que están en tinieblas: “ Vengan a la luz”. Ellos son mis ovejas, que se apacentarán en pastos verdes y en colinas que antes estaban desiertas.
Escrito esta: En el momento oportuno te escuché; en el día de la salvación te ayudé. Y ahora es el momento oportuno. ¡Ahora es el día de la salvación!
Al entrar en la ciudad —les dijo—, verán a cierto hombre. Díganle: “El Maestro dice: ‘Mi tiempo ha llegado y comeré la cena de Pascua con mis discípulos en tu casa’”.
El Señor exclamó: Es cierto, ustedes me conocen y saben de dónde provengo, pero no estoy aquí por mi propia cuenta. El que me envió es veraz, y ustedes no lo conocen; pero yo sí lo conozco porque provengo de Èl, y Èl me envió a ustedes.

!Ha llegado el momento de ver al Cristo glorificado.¡

Padre, la hora ha llegado: glorifica a tu Hijo, para que también él te glorifique a ti. Pues tú has dado a tu Hijo autoridad sobre todo hombre, para dar vida eterna a todos los que le diste. Y la vida eterna consiste en que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú enviaste.
Porque la Escritura dice: Juro por mi vida, dice el Señor, que ante mí todos doblarán la rodilla y todos alabarán a Dios. Por tanto, mis queridos hermanos, así como ustedes me han obedecido siempre, y no sólo cuando he estado entre ustedes, obedézcanme más ahora que estoy lejos. Hagan efectiva su propia salvación con profunda reverencia. 

Si con tu boca reconoces a Jesús como Señor, y con tu corazón crees que Dios lo resucitó, alcanzarás la salvación. Pues con el corazón se cree para alcanzar la justicia, y con la boca se reconoce a Jesucristo para alcanzar la salvación.

La Escritura dice:  «Voy a poner en Sión una piedra, una piedra escogida y muy valiosa, que será la piedra principal y servirá de fundamento. El que tenga confianza, podrá estar tranquilo.

El que tenga oídos, que oiga.

Te invitamos a leer lo que Dios ha Declarado para ti hoy.

Te invitamos a compartir tu testimonio para la Gloria de Dios y Bendición nuestra. Envíalo a [email protected]

Sobre Noticias del Rey 528 artículos
Parlante online de las noticias de Dios

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*